Los problemas traductológicos más comunes

Cuando traducimos podemos tener muchos problemas pero estos pueden resolverse. Antes de nada, para los que creen que traducir consiste en traducir según se va leyendo el texto es totalmente falso. Un buen traductor tiene que leer el texto las veces que le parezca conveniente. El segundo paso será buscar información sobre el tema ya que no podemos ser expertos en todo. Y finalmente buscar textos paralelos para ayudarnos en caso de ser el primer texto traducido de un campo concreto, y un glosario terminológico en ambos idiomas sobre el tema, que puede ser bien nuevo o bien ya tenerlo almacenado.

Uno de los principales problemas que se puede encontrar es el problema de tipo léxico, por desconocimiento de los términos especializados del texto en lengua original, ya que puede que el contexto no sea suficiente para identificar el significado. En este caso, el texto especializado paralelo será de gran ayuda y el glosario también.

Con buenos diccionarios puedes elaborar glosarios

Con buenos diccionarios puedes elaborar glosarios

También está el problema de tipo sintáctico, es decir que se usa la misma estructura sintáctica en el texto traducido que en el texto original, sin tener en cuenta las adecuadas para el idioma en el que hay que traducir.

El ultimo problema es el problema de redacción que puede verse influenciada por la redacción del texto original, por lo tanto es importante para no verse contaminado por el otro idioma saber las reglas de ortografía, convenciones y usos propios de la lengua.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *