La traducción de dialectos

La traducción tiene muchas dificultades y nos centraremos hoy en una en particular, la traducción de dialectos. Esta traducción dialectal es frecuente en traducción literaria o audiovisual.

Son muchos los que escribieron sobre este tema, pero a modo de ejemplo veremos la teoría de Catford. Catford distingue las siguientes formas de dialectos seguido por las estrategias que se pueden usar para cada uno  a continuación:

1) idiolecto: identidad personal del emisor -> que no tiene por qué ser traducido siempre.

2) dialecto: lenguaje de la procedencia o afiliación a una dimensión geográfica, temporal o social:

  1. a) dialecto propiamente dicho o dialecto geográfico: procedencia geográfica -> por otro dialecto de lengua meta o crearlo
  2. b) état de langue o dialecto temporal: dimensión temporal del emisor o del texto -> se puede traducir reproduciendo arcaísmos léxicos o fonológicos.
  3. c) dialecto social: la clase social o estatus del hablante.

En el caso de que sea posible, podemos emplear un dialecto por otro por ser dialectos geográficos y urbanos, como por ejemplo el dialecto Cockney (dialecto del sureste de Inglaterra) se traducirá por el Parigot (dialecto del norte de Francia) en francés o también crear otro dialecto.

dialectes

En Francia existen muchos dialectos y en la película que vamos a ver a continuación es un dialecto de Picardía el chtimi. La estrategia que utilizaron para traducir esta película Bienvenue chez les Ch’tis – Bienvenidos al norte, no es usar un dialecto español pero crear cambios en español basándose en una selección de particularidades del dialecto francés, para reproducir malentendidos.

Ya que traducir un dialecto por otro es complicado, por no existir dos regiones o dos dialectos similares fonéticamente, y eso no resultaría verosímil, un dialecto español hablado en Picardía.

Una de las particularidades de las personas que hablan chtimi es la pronunciación de “sh” cuando en francés se pronuncia “s” por ejemplo “shien” en vez de sien y “sha” en vez de “ça”, lo que dificulta la comunicación, cosa que está presente en la versión española. Otro cambio es la sustitución de la africada por la fricativa es decir “ch” por “sh”.

El recurso que predomina es la imitación fonológica, pero también hay el empleo de neologismos, extranjerismos y préstamos, todo esto para reproducir el mensaje de la película. Además, el espectador tiene así todos los matices cómicos y característicos de los personajes.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *